Para nuestra primera publicación, hemos querido arrancar motores desde dentro y de un modo testimonial, así que teníamos claro que, una forma perfecta de hacerlo, era con alguien que es pura moto y vive con y por ella.

Estamos hablando de Rubén Frias, piloto, mecánico y profesional del mundo de la moto en Andalucía que, junto a su padre, abandera una dilatada trayectoria en el campo de la restauración de motos clásicas y la competición. Es por ello, que nos apetecía acercarnos a su banco de trabajo y conocer un poco más, a este soñador incansable que lleva la moto no sólo en los bolsillos, sino mucho más adentro…

Bueno Rubén, en este breve interrogatorio y con la claridad de ideas que te caracteriza, nos gustaría que nos contaras como sabe vivir la moto desde tu asiento…

Tres palabras que equivalgan a la moto en tu vida.

Ilusión, competición y forma de vida.

¿Qué te ofrece o encuentras en la moto que no encuentras en otro sitio o en otra cosa?

Em.. La ilusión.. lo único en lo que me gusta a mí trabajar es en todo lo relacionado con el mundo de la moto. El “Picorcito” y las ganas de hacer cosas te lo da la moto más que otra cosa no?. Exactamente, no me veo trabajando en otra cosa,  Sinceramente no me ilusiona hacer otra cosa que no sea la moto.

“La moto te enseña a disfrutar de la vida, pero tienes que tener cuidado de que no te la quite”

¿El viaje perfecto en moto?

A la isla de Man.

¿Lo harias sólo o acompañado?

Acompañado, con mi padre, los amigos de mi padre y los mios…y cada uno en su moto claro.

¿Una moto icónica?

La VTR de Joey Dunlop.

La moto con la que podrias decir ” Ya no necesito nada más”

Una HONDA RS 250.

¿De dónde surge la elección por el mundo de la moto como forma de vida?

De antes de tener uso de razón, realmente no recuerdo la primera vez que me monté en una moto, porque no tengo memoria para acordarme, pero desde siempre vamos.

Una frase o lección que te haya regalado o enseñado la moto.

“La moto te enseña a disfrutar de la vida, pero tienes que tener cuidado de que no te la quite”.

¿Cuanto tiempo lleváis arreglando y restaurando motos?

Toda la vida, yo tengo ahora 37, así que desde los 13 años más o menos y mi padre,  desde los 13 o 14 años también, osea que ya tiene …. jajaja.

¿Por qué os habeis especializado en este perfil de moto como protagonista de vuestro trabajo?

Bueno el perfil es ancho, estamos especializados en motos de campo, motos de velocidad, en motos clásicas.. el abanico es amplio, lo que pasa es que todo ese abanico no es lo único, lo habitual es la moto de calle normal y demás. A lo largo de los años hemos tocado de todo y todo tipo de moto pero, con lo que nos hemos querido ganarnos la vida y disfrutar es con lo que nos ha gustado más.

¿En general cómo ves desde dentro, el panorama de la restauración y la customización profesional en Andalucía?

Hay un poco de todo, …hay bastante postureo y gente engañosa, que se venden como buenos mecánicos o preparadores, y son chapuceros. Pero en general, el panorama es bueno porque, cada vez hay más gente que, aunque no te guste su trabajo demasiado, por lo menos se han implicado en hacer algo distinto y en seguir innovando. Se nota que hay gente que se está saliendo de las tendencias para crear cosas nuevas, así que el concepto general es bueno, porque se está diversificando cada vez más. Ya no sólo nos encontramos el típico taller de barrio o concesionario oficial, sino que hay quien está intentando llevar las cosas un poquito más allá.

Hemos visto que habéis creado el nombre de “FRIAS MOTOCAFÉ” en las redes, que podéis contarnos de eso? ¿Hay planes interesantes a la vista?

Jajaja….No no, es simplemente una iniciativa para poder publicar cada vez que tenemos una actividad fuera, para tener un sitio donde volcar nuestro álbum de fotos. Algo como nuestro punto de encuentro con las amistades de las redes sociales, para que ellos vean donde hemos estado, lo que hemos hecho y un poquito de entretenimiento. El nombre en sí se queda algo corto, porque cuando hablamos de una moto “café”, se está haciendo referencia a una moto de estilo caferacer y esto, no es lo único que tocamos de moto, en nuestro perfil de face, lo mismo te puedes encontrar fotos de una carrera de velocidad a la que hayamos ido, de una quedada o una exposición, incluso de una barbacoa con veintemil cosas más.

nosotros en definitiva, lo que hacemos es ganarnos la vida y el pan con la moto, dentro de lo que nos gusta, de manera que, lo mismo que restauramos o personalizamos ciertos modelos de moto, también acudimos a eventos y nos dedicamos a ello. Así mismo, igual que arreglamos motos de cross o restauramos y personalizamos motos más modernas, también nos ves en una competición participando y, lo mismo que somos especialistas en piezas y preparaciones de Aprilia, me ves corriendo una carrera con ella.  A fin de cuentas el tema es ese, nosotros trasladamos nuestra forma de vida a nuestro negocio.

          

KLUSTER – Todos los derechos reservados 2019